Colegio  | Pagina inicial del Colegio
U.E.C. NUESTRA SEÑORA DE FATIMA
U.E.C. NUESTRA SEÑORA DE FATIMA


La Unidad Educativa Colegio “Nuestra Señora de Fátima”, es una institución privada, fundada por la Congregación de Hermanas Dominicas de Santa Rosa de Lima.  En el año de 1949/1950 las Hermanas Dominicas sienten el deseo de crear un centro educativo para responder a la necesidad de formar niñas, niños y adolescentes en los valores humano-cristianos y acoger de esta manera a tantos niños necesitados en la Capital, par dicha fundación se trasladan desde Mérida sede de la Congregación.  El Colegio se inició en una casita entre las esquinas de Perico a San Lázaro, siendo Superiora General para ese entonces, la Madre Emilia Baptista. El día 14 de Mayo Sor Josefina Matute Fonseca y Sor María de Jesús Pulido llegan a la casa de Doña Guillermina Matute. Empiezan la misión con valentía y dedicación incansable. Con la ayuda de personas dispuestas a contribuir tan honorable obra, pues con humildad, fe y esfuerzo se logran loas buenas obras. Entre los bienhechores que merecen grato reconocimiento, tenemos a Doña Margot Padrón, ella prodigó muchas bondades en medio de las dificultades que trae toda fundación, siempre estuvo pendiente de las hermanas y niñas en sus necesidades. Ésta misión se hace difícil, pero confían en el Señor y en la Virgen de Fátima, pues en sus manos han encomendado la obra.

Al principio comienzan a trabajar con una residencia de señoritas, pero su gran sueño no era ese. La visión de futuro consistía en tener un colegio, para desde temprana edad poder educar en valores y enseñar el camino de Jesús a niños y niñas. En esa casa estuvieron hasta Junio de 1952, era alquilada y les pidieron desalojarla. De allí se trasladan a otra casa muy cerca, entre las esquinas de Viento a Muerto, en la Candelaria. En este sentido, se orienta el proyecto de fundar una casa en Caracas, bajo la protección de la Virgen de Fátima, a quien siempre se le quiso encomendar esta obra, pero no es hasta el 1ro. de octubre de 1953, cuando se ve materializado este sueño.

Las Hermanas se trasladan a La Castellana, en la Avenida San Felipe con Tercera Transversal y con la celebración solemne de la Eucaristía, oficiada por el Padre Alfonso Monsalve, se da inicio a las labores escolares, quedando inaugurado el Colegio Nuestra Señora de Fátima, Éste abrió con un número reducido de estudiantes de Preescolar, Primero y Segundo Grado.

Posteriormente con esfuerzo, trabajo, disposición y confianza en Dios y la Virgen de Fátima la hermosa obra fue avanzando, las hermanas trabajaron, buscaron  apoyo fueron ampliando la casita ladrillo a ladrillo, fueron llenando cada espacio de la viva presencia de las niñas que encontraron aquí un lugar para formarse. Para  el año 1959 ya se contaba con la primaria completa y con el transcurrir del tiempo la semilla sembrada fue germinando, el colegio va ganando prestigio, va dando respuestas a las necesidades de las niñas, acoge familias, y brinda formación intelectual y guía espiritual a la comunidad.

 En el año 1960 se inicia el Bachillerato, siendo la Directora Sor María Estela Sánchez Valderrama. Actualmente se cuenta con todos los niveles educativos desde el III Nivel de Inicial hasta el Segundo Año de Educación Media General, Mención Ciencias.El propósito de las Hermanas Dominicas al crear el Colegio bajo la protección de Nuestra Señora de Fátima, mujer modelo de entrega Dios es bendición para todos que como familia se comparte la misión evangelizadora de la Iglesia Católica Venezolana; estimulando la participación activa, reflexiva y crítica en la vida social, formándonos integralmente para ser agentes de cambio en el mundo actual.

En Colegio está afiliado a la Asociación Venezolana de Educación Católica (AVEC). Inscritos en el Ministerio del Poder Popular para la Educación. Y proyecta en su misión el carisma de la Gran Familia Dominica; siguiendo las huellas marcadas por nuestras fundadoras: Madre Georgina Febres Cordero y Madre Julia Picón Febres, promoviendo los valores de verdad, justicia y paz; con excelencia y calidad educativa, buscando el desarrollo de las potencialidades de todos los miembros de la comunidad, en forma gradual y armónica a través del mensaje de Jesús de Nazaret.

Actualmente se cuenta con una población aproximadamente de 430 estudiantes, 31 docentes, 8 obreros y 7 administrativos y 365 representantes. El Colegio está ubicado en la Avenida San Felipe con 3º Transversal, en la urbanización La Castellana, Municipio Chacao, Estado Miranda. Nuestro municipio es hermoso posa al pie del Ávila rodeado de árboles, amplias avenidas, hermosas casas construidas con gran esmero en su arquitectura. Presenta un clima agradable así como una comunidad de gente trabajadora muchos emigrantes de Europa así como del interior del país especialmente de los Andes.

Este municipio es bien organizado con desarrollo y visión de futuro, como toda Venezuela enfrenta situaciones difíciles. Ahora bien, al Colegio Nuestra Señora asisten estudiantes del Municipio Chacao,  pero también muchos de comunidades lejanas como Catia, Filas de Mariche, Guarenes, ello porque sus representantes trabaja en el municipio o cerca de él.

Por tanto, se propone caracterizar la realidad de la Educación en la formación del estudiante como ciudadano, integrante de una determinada familia y comunidad el desarrollo de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Se proponen alternativas que abran un horizonte de profundidad espiritual, a descubrir en Dios su amor pleno y gratuito, que motiven a una opción y proyecto de vida desde los valores cristianos y la vivencia de la fe a partir de ámbito personal, comunitario y ciudadano.

En el marco educativo en el Colegio de Fátima se trazan líneas de acción para la búsqueda de experiencias transformadoras que conduzcan al verdadero cambio de vida. Para ello se sugieren caminos para utilizar la imaginación en lo pedagógico y pastoral para generar cambios profundos, asumir la práctica que parte de una realidad y transformarla, asumiendo las prioridades presentes. Todo esto destaca la importancia de elaborar pautas que conduzcan a la adaptación de la enseñanza religiosa insertándola en el quehacer escolar al concretar su acción, seguir los condicionamientos históricos y culturales concretos de la práctica educativa, lo que implica la inculturación del Evangelio.

Comprender al niño o adolescente en la actualidad y pensar su formación en la educación implica contextualizarlo en un ambiente cambiante y diferente al tradicional, signado por los valores de la modernidad. Preparar al ser humano para la vida es, principalmente, dotarlo de una formación cultural y científica que le permita asumir la realidad en términos de significación social del mundo, lo cual le concederá actuar consecuentemente como ser social, ente transformador, productor y reproductor de la vida social. El proceso de formación de la personalidad deberá sustentarse en determinados indicadores que expresen la dimensión humana que requiere el individuo para incorporarse plenamente a la vida nacional, esos indicadores lo constituyen el sistema de valores humanos esenciales del hombre en una época y en un lugar.

Indudablemente, la educación es un camino que invita a seguir siempre adelante, a abrir nuevos recorridos y recuperar otros ya transitados: deja abierta la ruta para señalar nuevas propuestas, nuevas direcciones, otros senderos e itinerarios. De allí la importancia de ofrecer desde el Colegio además, un aporte a las transformaciones sociales y culturales planteadas en la Venezuela de hoy: no es posible realizarlas con éxito a menos que se cuente con una educación de calidad que permita la formación de un venezolano profundamente humano, responsable y celoso de su futuro, capaz de transformar y construir un mejor país.

Dilcia Zambrano C.I. 12776532. Directora.